Historia del hospital

El Hospital del Santo es una de las obras emblemáticas puesta en marcha durante la vida del fundador de la ciudad riojana denominada “Santo Domingo de la Calzada”.
Cuando Domingo de la Calzada se establece en estas tierras como eremita, en el siglo XI, ve las necesidades de los peregrinos que van a Santiago de Compostela y, entre otras cosas, hace un Hospital para atenderlos. Esto hace de esta institución un representante vivo de la creación de la ciudad, generando así una gran carga histórica y sentimental para los calceatenses.

El Hospital del Santo constituye un ejemplo de ASISTENCIA SOCIAL muy remoto que arranca en el siglo XI, y que con modalidades diversas persisten en la actualidad. Existe documentación suficiente que demuestra que esta institución es el ejemplo más antiguo y a la vez de más duradera SOLIDARIDAD ante los desheredados, y siempre haciendo hincapié en la capacidad del centro para adaptarse a los cambios surgidos hasta el momento presente.

El año 1830 llegaron las Hijas de la Caridad a Santo Domingo. El 7 de Diciembre se aprueban los Estatutos que regulaban la nueva situación de la Institución. La llegada de las Hijas de la Caridad, fue una bendición para la ciudad. Traen dos misiones importantes: el cuidado de los pobres enfermos del Hospital y la educación de las niñas. Las Hermanas entraron en el Hospital Viejo, encendiendo una sonrisa de luz.
Nada más llegar, aparte de la atención a los peregrinos y necesitados, las Hijas de la Caridad, crearon una escuela para niñas: En los comienzos atendían a 50 niñas, menores de 10 años y 40 mayores de edad. El Ayuntamiento aportaba 2,200 reales. Esta función docente perdurará más de 150 años, concretamente hasta 1971-72.
Pocos años después de la llegada de las Hermanas, el Convento de San Francisco, quedaba exclaustrado y abandonado, concretamente en 1836. Por Real decreto, era cedido por el Estado al Ayuntamiento para ser destinado a Hospital y Casa de Beneficencia. En 1839 empezaron las obras de remodelación y en 1840 se trasladaron definitivamente el Hospital y la Casa de Misericordia y con ello la Comunidad de la Hermanas a San Francisco. Desde entonces, las Hijas de la Caridad, han ejercido en ese edificio su carisma asistencial de forma ininterrumpida.
A pesar de la llegada de las Hijas de la Caridad, se mantuvo hasta muy avanzado el siglo XX, el nombramiento de un administrador eclesiástico. La Junta o el Patronato, elegían a un eclesiástico para desarrollar esa labor fundamental.
El último sacerdote que administró el Hospital fue Don Lucio Bravo, que ejerció su cargo entre 1959 -1968. Este año se atribuyó la administración a las Hijas de la Caridad, ejerciéndolo desde 1968 hasta el 23 de Marzo de 2007, fecha en la que se firma un Convenio entre la Junta del Patronato de la Fundación Hospital del Santo y la Compañía de las Hijas de la Caridad, que tiene por objeto regular la prestación de funciones de voluntariado en la Residencia de Personas Mayores “Hospital del Santo” de Santo Domingo de la Calzada, manteniéndose éste en la actualidad.

Hasta el 1840 el Hospital del Santo estaba situado en la calle Mayor, actualmente Parador de Turismo, que había sido construido a finales del siglo XV sobre uno anterior que la tradición atribuía a la pericia y a las manos del Santo. El antiguo edificio fue vendido a Paradores en 1966.

El edificio actual se va remodelando y acomodando a los nuevos tiempos y a la legislación que regula estas instituciones, cada vez más exigente, con continuas obras desde hace muchos años.

Aunque inicialmente se centró en la atención a los pobres y peregrinos, y más recientemente a los ancianos. En la actualidad es, una residencia para personas mayores, con ámbito regional y capacidad para 66 personas. Está regido por la Junta del Patronato FUNDACIÓN HOSPITAL DEL SANTO compuesta por nueve miembros. El patronato tiene el gobierno, administración y representación de la Fundación para realizar sus fines. La Fundación, según sus estatutos aprobados en el 2006, tiene por objeto acoger y atender a las personas enfermas, ancianas o necesitadas, así como a los peregrinos de Compostela, con carácter permanente o temporal, gratuito o mediante pago, según los casos.

Durante los últimos 178 años ha sido atendido por la Congregación de las Hijas de la Caridad. Que actualmente permanecen ofreciendo sus servicios de forma voluntaria tras su decisión y la del patronato de transferir la gerencia a profesionales.

Volver a Fundación